Una de las formas para conseguir que una bodega sea fresca en verano y acogedora en invierno es aplicar diferentes tonos, crear contrastes y utilizar distintos materiales.


Un ejemplo sería que en las paredes apliquemos el acabado de tierras florentinas, el botellero en color vino, barnizar los maderos y para separar ambientes crear contrastes en ocre.

¡Consúltanos! 

Consúltanos por Whatsapp

Deja tu teléfono y te llamamos nosotros

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted